CON RUBEN OLIVA
La increíble historia de Markus Winkelhock en el Gran Premio de Europa de 2006. Quedó en la estadística con una sola carrera...
DE PELICULA...Debutó en F1, largó último y quedó puntero en la primera vuelta.

Se llama Markus Winkelhock. A principios del año 2006 fue confirmado como piloto de pruebas del equipo Midland de Fórmula 1. En 2007 siguió como piloto de pruebas en el renombrado Spyker, y hasta aquí se trata de una carrera interesante de un joven piloto con el sueño de estar en la Fórmula.

Lo insólito en su carrera deportiva ocurrió en el Gran Premio de Europa, que se realizó en el circuito alemán de Nurburgring en julio de 2007 cuando fue elegido para sustituir a Christijan Albers, despedido por falta de pago de sus patrocinadores. Spyker había confirmado a principios de temporada a Albers y a Adrian Sutil como pilotos oficiales para esta temporada, pero, después del Gran Premio de Gran Bretaña Albers se fue del equipo y en su reemplazo llegó Winkelhock.

El hijo del malogrado piloto Manfred Winkelhock se subió al Spyker sin mucha fortuna, al menos en la previa del Gran Premio. El alemán quedó último en la clasificación tras quedar a más de 5 segundos de la Pole Position. Lo curioso fue en la carrera ya que durante la primera vuelta de este Gran Premio tan accidentado cayó una tromba de agua, de esas típicas tormentas de verano en Alemania que obligó a todos los pilotos a cambiar neumáticos, antes de que saliera la bandera roja. Winkelhock había largado desde el pit-lane con neumáticos de lluvia y no tuvo que cambiarlos. Sin embargo, en la cuarta vuelta se provocó una situación de bandera roja, ya que al final de la recta principal del circuito se había llenado de agua y por ello seis coches salieron de pista: los de Button, Sutil, Rosberg, Speed, Luizzi y Hamilton...Esto hizo que Markus Winkelhock se colocara primero en la carrera desde la vuelta inicial, puesto que mantuvo durante 6 vueltas, debido a la prohibición de adelantar al relanzarse la carrera con el Safety Car. FUENTE CARBURANDO














© 2020 - RUBEN OLIVA