CON RUBEN OLIVA
Hay seis imputados en la causa por la usurpación de una casa de Cariló que comenzó en enero. Cuando llegó su dueña, tras la cuarentena, la encontró pintada de otro color, con una cascada, una barra con bebidas, y hasta le cambiaron el cartel con el nombre. Había autos en la puerta—uno de ellos “mellizo”— y unas 15 personas en la pileta.
Imputan al usurpador de la casa de Cariló y a otras cinco personas.

El principal acusado se llama Mauricio Ríos y se sospecha que puede ser testaferro de Rudy Ulloa, ex chofer de Néstor Kirchner, devenido en millonario. En 2014, Ulloa se desprendió de una empresa. Según consta en el aviso Ley 11.867, cedió y transfirió el fondo de comercio del “Súper Comunitario” a Ríos. La entonces titular de la CC-ARI de Santa Cruz, Mariana Zuvic, denunció que el nuevo propietario era un “testaferro de Rudy”.

En 2016, el municipio de Mar del Plata clausuró el restaurante "Lo de Mauri" en la esquina de Alberti y Córdoba. Según medios locales, el negocio era de Ríos. Estaba sin habilitación, con falta de higiene, en condiciones edilicias precarias y había allí mercadería en mal estado. En 2018, la parrilla se incendió.
Ríos explota el balneario marplatense Abracadabra, junto a la sociedad Playas de Faro SA, según lo publicado en agosto de 2019 por la Unión de Guardavidas Agremiados (UGA).
Durante diez meses, los usurpadores estuvieron instalados en la casa, la pintaron de otro color, construyeron una cascada, instalaron equipos de aire acondicionado, la mantuvieron con la ayuda de jardineros, y le cambiaron el cartel con el nombre. La vivienda pasó a llamarse “Volver a vivir”.

En septiembre, el intendente de Pinamar, Martín Yeza, había pedido que destituyeran al fiscal encargado de las usurpaciones, por su pasividad. El último jueves, Yeza ratificó en la Secretaría de Enjuiciamiento de Magistrados de La Plata el pedido de destitución y suspensión inmediata. Fuente Clarín.














© 2020 - RUBEN OLIVA